Lope Hernán Chacón: Reseña de “Reencuentro”, de Fred Uhlman

Lope Hernán Chacón: Reseña de "Reencuentro", de Fred Uhlman

“Y así pasaron los días y los meses sin que nada perturbara nuestra amistad.Desde fuera de nuestro círculo mágico llegaban rumores de conmoción política, pero el ojo de la tormenta estaba lejos: en Berlín, donde, según las informaciones, se producían choques entre nazis y comunistas. Stuttgart parecía el lugar tranquilo y sensato de siempre. Es cierto que de cuando en cuando se producían pequeños incidentes. Aparecían esvásticas en las paredes, hostigaban a un ciudadano judío, apaleaban a unos pocos comunistas, pero la vida en general se desarrollaba como de costumbre.”

El libro

Título en español: Reencuentro

Autor: Fred Uhlman

Editorial: Tusquets Editores

Fecha de publicación original: 1971

Nº de páginas: 128

 

La historia

Dos jóvenes de dieciséis años son compañeros de clase en la misma
selecta escuela de enseñanza media. Hans es judío y Konradin, un rico
aristócrata miembro de una de las más antiguas familias de Europa. Entre
los dos surge una intensa amistad y se vuelven inseparables. Un año
después, todo habrá terminado entre ellos. Estamos en la Alemania de
1933, y, tras el ascenso de Hitler al poder, Konradin entra a formar
parte de la fuerzas armadas nazis mientras Hans parte hacia el exilio.
Tan sólo muchos años después, instalado ya en Estados Unidos, donde
intenta olvidar el siniestro episodio que los separó amargamente, y en
principio para siempre, «reencuentra» Hans, en cierto modo, al amigo
perdido. Esta pequeña obra maestra resurge hoy con la misma capacidad de
conmover que cuando se publicó por primera vez en 1960. Su repentino e
inesperado enorme éxito le ha merecido ser finalmente traducido y leído
en el mundo entero. (Fuente: Casa del libro

El autor

Lope Hernán Chacón: Reseña de "Reencuentro", de Fred Uhlman
Realizó sus estudios y ejerció su profesión de abogado en Alemania hasta que abandonó su país por miedo a la persecución del régimen nazi, cruzando la frontera con Francia en 1933. Llegó a París donde su titulación como abogado no le fue de utilidad y se dedicó a la pintura para sobrevivir. Más tarde se dedicó a diversos negocios de índole variada.

Fue un prestigioso pintor aunque alcanzó la fama como escritor. En 1936 pasó un breve período en España donde conoció a Diana, una mujer inglesa que se encontraba de vacaciones y que se convirtió en su mujer. Ese mismo año se trasladó a Inglaterra sin saber inglés, donde a pesar de su condición permanente de extranjero se enamoró del campo inglés, por el recuerdo de su tierra natal.

Fundó la Liga Libre para la cultura para ayudar a los artistas y científicos exiliados de Alemania y que intentó atraer a personajes tales como Einstein. A causa de su origen alemán fue recluido en un campo de prisioneros durante 6 meses por ser sospechoso de espionaje.

Su obra más aclamada fue la novela Reencuentro (1960), escrita en un momento de su vida en el que él mismo reconocía haber fracasado como pintor. La novela fue prologada por Arthur Koestler y se convirtió en un superventas. La segunda parte de esa novela se llamó Un alma valerosa. (Fuente: Wikipedia

Valoración personal

Sí, lo sé. Otro libro sobre la Segunda Guerra Mundial. Sé que soy un poco pesada con esta temática, pero esta obra que tengo entre manos, tiene un enfoque un tanto diferente. En esta novela, que se lee del tirón y que versa, en gran parte sobre la amistad, Fred Uhlman narra su adolescencia y lo que supuso para él ser judío en una época en la que el partido nazi se estaba asentando en el poder y esparciendo su odio antisemita. Es por entonces cuando un joven Fred conoce a Konradín, un compañero de clase de familia aristócrata, quien pronto se convertirá en su amigo fiel y compañero de múltiples andanzas.

Aunque Uhlman da apenas un par de pinceladas acerca de Konradín, la introspección psicológica del protagonista es mucho mayor. Mayor dentro de lo que permite un relato tan breve, con poco más de un centenar de páginas. 

Quizás lo más interesante de Reencuentro es el intimista punto de vista que coloca al lector como testigo del surgimiento del odio hacia el pueblo judío, haciéndolo partícipe tanto de la fuensta ideología del partido nazi, como de la indiferencia con que la sociedad en general permite todo tipo de acciones discriminatorias. El hecho de que sea un adolescente el que relata uno de los mayores sinsentidos de todos los tiempos, al igual que en su día lo hizo Ana Frank, favorece la empatía por parte de un lector que sentirá la incredulidad del propio protagonista, así como su impotencia, su rabia y su dolor.

“Ingresó en mi vida en febrero de 1932 y ya no ha salido de ella. Desde entonces ha transcurrido más de un cuarto de siglo, han pasado más de nueve mil días, inconexos y tediosos, vacíos por la sensación del esfuerzo o el trabajo inútil… días y años, muchos de ellos tan muertos como las hojas mustias de un árbol seco.”

Uno de los puntos fuertes de este escueto libro, a medio caballo entre el cuento y la novela, y que arranca en el período de entreguerras, es que, gracias a una prosa sencilla y ágil, muy fácil de digerir para el lector promedio, acaba por leerse del tirón. Aunque se trata de un relato auobiográfico bastante crudo, aquí no hay campos de concentración ni prisioneros, sino que se describen las escasas opciones de una familia de clase media a la hora de hacer frente del Holocausto nazi que se avecina. Y todo, huyendo de la lágrima fácil, algo tan habitual en las obras del género.

En resumen, Reencuento es un breve pero interesante relato con tintes autobiográficos que se lee del tirón. Con un ritmo ágil y una interesante exploración psicológica del personaje principal, Reencuentro no puede faltar en la estantería de aquellas personas interesadas en la literatura sobre la Segunda Guerra Munidal. Ideal para una tarde de lluvia, una noche de sofá y manta, o para devorar en un par de viajes en el transporte público. No lo perdáis de vista.  

 

Puntuación: 4/5

Ver fuente