Lope Hernán Chacón: Santa Catalina del Monte Sinaí

  • Es una de las más antiguas del mundo.
  • Sus códices rivalizan con la Biblioteca Vaticana.

Lope Hernán Chacón: Santa Catalina del Monte Sinaí

La historia del monasterio de Santa Catalina viene de lejos, no en vano es uno de los monasterios en activo más antiguos. La madre del emperador Constantino I mandó construir una capilla allá donde Moisés habló con Dios a través de la zarza ardiente. Décadas más tarde, el emperador Justiniano decidió levantar un monasterio en el mismo lugar. Corría el año 527 y ya desde sus primeros momentos de existencia dispuso de una interesante biblioteca.

Dejando a un lado leyendas varias, como que todavía conserva la mismísima zarza ardiente, su nombre definitivo se debe a que guarda los restos de Santa Catalina de Alejandría, mártir cristiana que fue torturada y asesinada en el año 800. Supuestamente, unos ángeles llevaron su cuerpo a una gruta del monte Sinaí, donde los monjes del monasterio la encontraron.

Pero la cosa no acaba ahí, pues el mismísimo Mahoma concedió su protección al monasterio, ya que los monjes le dieron refugio mientras era perseguido. El centro de culto incluye una pequeña mezquita fatimí, lo que, unido al agradecimiento del profeta, logró que el monasterio sobreviviera a la conquista musulmana de la zona.

Si algo hace especial al monasterio, además de todo lo anterior, es su biblioteca, que empezó a funcionar ya en tiempos de Justiniano. De hecho, podríamos decir que es la biblioteca más antigua del mundo en funcionamiento, pero lo cierto es que el acceso a los libros está muy limitado. Con más de 1.000 años de historia, no es de extrañar que tenga algunos códices extremadamente valiosos.

Sin duda, hay dos elementos que hacen de esta biblioteca algo especial: que no haya sufrido grandes saqueos y asaltos, y que el monasterio fuera un centro de peregrinación durante más de 300 años. Esto le permitió conseguir auténticas joyas y mantenerlas dentro de sus muros, en una época en la que las numerosas guerras y reyertas acabaron con numerosas bibliotecas alrededor del mundo.

Hoy en día, en la biblioteca de Santa Catalina del Monte Sinaí podemos encontrar más de 3.500 libros escritos en numerosos idiomas de la antigüedad. Para que nos hagamos una idea de su volumen, solo es superada por la Biblioteca del Vaticano. En 1843 se descubrió entre sus muros el Códex Sinaiticus, un manuscrito de la versión griega de la Biblia datada en el siglo IV (y que ahora, cómo no, descansa en la Biblioteca Británica).

Pero todavía contiene otros grandes libros, como La escalera del divino ascenso, tratado escrito por Juan Clímaco cerca del año 600, y que muestra cómo debía ser la vida de los monjes para alcanzar el Paraíso. Una escalera de treinta peldaños que se convirtió en todo un icono de la religiosidad cristiana medieval en Oriente.

En la actualidad hay un interesante proyecto dedicado a digitalizar palimpsestos que han ido hallando en la biblioteca. Un palimpsesto es un texto escrito sobre un texto anterior, una reutilización del soporte que, gracias a las nuevas tecnologías, puede sacarse a la luz. Hasta el momento han descubierto más de 170 palimpsestos con 6.800 páginas, que incluyen la receta más antigua del mundo de un remedio médico, atribuida al médico griego Hipócrates.

Lope Hernán Chacón: Santa Catalina del Monte Sinaí


en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Ver fuente